La Universidad de Ibagué es un campus de lujo: naturaleza que inspira

La ciencia ha demostrado lo que millones de estudiantes del mundo han constatado desde la experiencia: estudiar en escenarios naturales acentúa la concentración y la creatividad. Sin embargo, cada vez son menos las instituciones educativas que cuentan con espacios verdes.

La Universidad de Ibagué aprecia sus recursos naturales y el valor paisajístico de su campus, no solo por su componente estético sino, también, por su aporte en la construcción de atmósferas sensoriales de seguridad y tranquilidad.

Los estudiantes de esta Universidad ibaguereña estudian en un entorno privilegiado, pues esta alma máter cuenta con una reserva natural de dos hectáreas; gracias a ello, la orquídea Cattleya trianae, flor nacional de Colombia, encontró un espacio para florecer, y a la fecha, el campus Unibagué es el lugar con mayor número de ellas en condición de protección de país.

Así mismo, 80 tipos de aves cantan por sus cielos, musicalizando las jornadas de estudio, entre otras especies como la ardilla, la zarigüeya, el armadillo y el guatín.

Todos estos organismos hacen parte de la comunidad ecológica de la alma máter, un espacio que además de brindar diversos bienes y servicios como el agua y el oxígeno, genera un microclimax que contribuyen a regular la temperatura. Los estudiantes en Unibagué estudian frescos, con la frescura propia de la juventud y los bríos de quienes sueñan construir futuro.