UNAB presentó buenos resultados a la altura del desafío impuesto por la pandemia en 2020

“Con o sin pandemia las universidades tienen que regresar a su misión”, este fue uno de los principales postulados que el ingeniero industrial Fernando León García, rector del Sistema Cetys Universidad, institución de educación superior de Baja California (México), compartió con los miembros de la Sala General de Corporados de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (UNAB), en su asamblea anual celebrada de manera remota el pasado martes 16 de marzo.

El académico, especialista en Desarrollo Educativo Internacional, magister en Educación y PhD en Educación con concentración en Administración y Política Educativa, reflexionó sobre los resultados arrojados por la encuesta internacional de liderazgo universitario e instituciones de educación superior, aplicada a rectores de 700 universidades en 90 países pertenecientes a la Asociación Internacional de Presidentes Universitarios (IAUP, por sus siglas en inglés), la cual reveló los focos prioritarios en los cuales se deben concentrar los esfuerzos en el futuro inmediato de las universidades: mantener la calidad, atención a la salud y gestión de riesgos, retención del estudiantado, movilidad virtual, apoyo financiero y expectativas reales de empleabilidad y emprendimiento.

Luego de la reflexión previa sobre los cambios generados en la pandemia, el rector de la UNAB, Juan Camilo Montoya Bozzi, presentó el informe de gestión de la Presidencia, Junta Directiva y Rectoría, durante 2020, ante el pleno de corporados, con quienes compartió las prioridades estratégicas de la Institución. Montoya Bozzi señaló la capacidad y sensibilidad para estudiar y entender la demanda, promoción del acceso a la universidad desarrollando soluciones financieras y programas novedosos, innovación académica permanente soportada en nuevas tecnologías y enfocada hacia combinaciones de niveles de formación  y fortalecimiento de los posgrados, como los temas orientadores sobre los cuales se dedicará la administración de la UNAB, en cabeza de la actual junta directiva, la cual fue reelegida por unanimidad para el periodo 2021-2023.

“El resultado financiero de la UNAB en 2020 fue bastante positivo en medio del riesgo de alta deserción estudiantil que generó la pandemia y, aún más, teniendo en cuenta el resultado financiero negativo del 2019. El excedente neto fue de $6.428 millones, equivalente al 5,7 % de los ingresos operacionales. Logramos este resultado gracias a diversas medidas de austeridad y reducción de gastos e inversiones”, informó el Rector en su presentación.

La Sala General de Corporados aprobó la propuesta de reinversión en infraestructura física y tecnológica, por una suma de $5.413 millones, los cuales serán utilizados para remodelación de aulas, mobiliario, laboratorios, biblioteca, equipos de computo y médico-científicos, entre las principales inversiones.

Para el alto directivo “el problema de fondo que debemos resolver es el acceso y la retención. La UNAB dio un paso en ese sentido con el FlexiUNAB, el Fondo Solidario y la campaña Vamos Pa´lante, para consolidar un sistema que garantice la retención por medio de mecanismos diversos de financiación”, destacó Montoya Bozzi.

En la reunión de la Asamblea General de Corporados se aceptaron nuevas postulaciones de aspirantes, se reconoció la labor de los médicos residentes, profesores del área clínica y rurales, quienes estuvieron en la primera línea de atención en los meses de emergencia sanitaria y se resaltó la importancia del primer lugar obtenido por el Instituto Caldas, en el área metropolitana de Bucaramanga, en las pruebas Saber 11 (calendario A).